Cortar lazos con familiares tóxicos es necesario y no tienes que sentirte culpable

Hay una gran verdad en estas palabras: “Nadie elige la familia en la que nació, y muchas veces hay relaciones familiares muy conflictivas”.

Debido a esta realidad, podemos sentirnos inclinados a tomar la decisión de alejarnos por el bienestar de ambas partes.




Lamentablemente, no es un tema para tomarlo a la ligera, de hecho existen en las familias personas que son muy tóxicas y causan mucho dolor a los demás. Razón por lo cual, aunque se trata de una decisión sumamente difícil, es la única salida para mantener la cordura.

Si es nuestro caso el mencionado anteriormente, te invitamos a analizar primero cuáles son las 4 razones fundamentales para distanciarnos de una relación familiar tan problemática.

1. Están con nosotros cada vez que sea necesario

Recordemos, siempre que una relación de familia saludable trae felicidad, especialmente en los momentos difíciles contamos con algunos miembros de la familia que nos sostienen. De hecho, sin solicitarlo entran en acción para darnos apoyo y ayuda.




Por otro lado, están aquellos familiares que estarán para nosotros porque necesitan algo a cambio. Motivo por el cual, debemos decidir si queremos que sean parte de nuestras vidas. Cuando la motivación es interesada, entonces estamos hablando de un amor condicional.

2. Familiares que nos juzgan

Como bien sabemos, muchos de nuestro entorno nos van a juzgar, y sin embargo, mantenemos una relación con estas personas. Incluyendo miembros de nuestra familia.

Claro está, cuando se trata de una critica constructiva y bien intencionada podemos tomarla para nuestro beneficio. Algo muy diferente es si nos hacen un juicio familiar para dañar nuestra autoestima y sentimientos, lo más acertado y saludable es tomar distancia de esta situación.

3. Chismes sobre nosotros

Si tenemos familiares que comparten información que les hemos confiado con otros, lo mejor que podemos hacer es no contarles nada más y mantenernos alejados de estas personas.

Ciertamente que hayamos compartido cosas personales con ellos, no les da el derecho de chismear sobre nuestra vida. Recordemos, no hay motivos para tolerar esta conducta.

4. Son manipuladores

Tristemente, en la familia podemos detectar manipulación por parte de algunos miembros. Si esto sucede, se activan las alertas para ejercer mucho cuidado con este tipo de comportamiento.

Una relación familiar sana es genuina y constante, si observamos cambios es probable que pretendan manipularnos. Además, descubriremos cómo al alejarnos cambian de actitud y nos tratan mejor. Pero, ¡cuidado!, lo hacen para no perder el control sobre ti.

Para concluir, es entendible lo difícil de esta situación, porque se trata de nuestra propia familia y no queremos alejarnos. Sin embargo, debemos prestar cuidadosa atención si son personas tóxicas, porque lo mejor será alejarnos.

Si te gusta nuestro contenido compártelo

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí